Cómo contarle a tus hijos que tienes cáncer de mama

Cómo contarle a tus hijos que tienes cáncer de mama

Cáncer de mama

Una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de mama en algún momento de su vida, Cuando pronunciamos las palabras cáncer y mama juntas, se detiene todo. El silencio inunda el momento, la cabeza da mil vueltas y el corazón se encoge.

Que las pacientes lloren, se entristezcan y estén nerviosas es la reacción más normal ante una noticia que cambiará la vida de ellas y la de su familia y lo más probable es que sientan miedo en primera instancia por las secuelas y el tratamiento.

Después de esto viene lo más difícil y por lo que pasan todas las madres afectadas, como contarle a tus hijos que tienes cáncer de mama.

¿Cuándo es el mejor momento?

Nadie querría pasar por esta situación, pero llegado a este punto, conviene respetar los ritmos de cada uno: de madres, padres, familia, pero sobre todo los hijos.

Lo primero es digerir bien la noticia y que las personas afectadas por esta enfermedad asimilen lo que está pasando, seguido de esto se debe obtener información fehaciente, sólo así se podrá comunicar esta información a los demás de forma adecuada, se debe buscar el mejor momento en el cual se pueda sentarse y hablar con los hijos con calma y explicarles toda la situación y decirles con tranquilidad, fe y seguridad que se conseguirá superar después de un largo tratamiento.

Los hijos deben saber qué es el cáncer de pecho, cuál es el tratamiento a seguir y sobre todo encontrar en ellos amor y fuerzas para luchar cada día.

Por ningún motivo hay que adelantar información que no se sabe, ni sobre informar, tampoco es necesario dar toda la información de una vez. Es preferible dosificarlo y comunicarlo progresivamente.

La idea es ser sinceros, directos y abiertos a las preguntas pero sin alarmar.

¿Por qué es tan importante decir la verdad?

La respuesta es muy simple, todo gira alrededor de la confianza y si ese punto está solventado el proceso será menos complicado. Pues si crees que ocultando información lograrás ahorrar sentimientos negativos, la respuesta es no. Contrario a eso, solo alejarás a tu hijo del concepto de una familia unida.

Es por ello que en la medida de lo posible se debe seguir con la cotidianidad y adaptarse también al estado emocional del hijo y la madre dejando un espacio de descanso, expresión y tristeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *